viernes, febrero 01, 2008
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 6:21 p. m.

Estoy aquí con un bálsamo labial de papaya, que más bien tiene olor a mashmellow. Puedo decir, que efectivamente estos últimos días he podido descansar, y que me ha sorprendido el clima caluroso del sur.
Miro el pronóstico del tiempo, y veo sobre 35 grados en Temuco... ¿no será too much Sr Calentamiento Global?.

He llegado también, en estos días de ocio, a algunas conclusiones, un poco absurdas, pero que no me avergüenzo de compartir.
Entre ellas la siguiente: Soy joven. Últimamente como he tenido que andar empaquetada y de taco me andaba sintiendo un poco vieja. Como que me perdí de algo. Tenía 17 años cuando puse un pie en la universidad, y sentí que apretaron pausa, y me lanzaron al mundo con 23. Claro que ahora tengo 25.

Me estaba sintiendo demasiado adulta, me cargaba que de repente en el supermercado me dijeran señora, y que después, me dijeran señorita. Los habré mirado feo?

Pero el asunto de empezar a laborar es un tema no menor sicológicamente. Primero porque constantemente me repito que no debo formarme expectativas muy altas, porque mi experiencia es bien poca. Y a pesar de eso, a veces siento que no me hago mucho caso.

Y esto me retrocede hasta hace algún tiempo atrás, ni tanto tampoco, cuando aún estaba en las lides estudiantiles, y me ofrecieron mi primer trabajo REMUNERADO. Dinero mío al fin, y no el de mi padre.

La cosa se veía bastante buena, aún no titulada, y ya me estaban llamando de un estudio jurídico, que tiene fama de top, y para más encima recomendada por un abogado que me conoce, y que confia en mi.

Un jueves, contesté el teléfono, preguntaron por mi, y yo ya había puesto voz de pesada, pensando que era de Ripley para ofrecerme tarjeta, no sé como no entienden que no me quiero endeudar, ni que tampoco quiero un crédito. O del Banco Santander, para la misma cosa. En fin.

Retomo, era la voz de una mujer, una abogado estilo Cruela de Vil, adinerada, y de fama, que supuestamente tiene los mejores casos y no se qué.

El asunto era el reemplazo de un procurador, que se iba a estudiar para el grado.

El ofrecimiento se veía bueno, porque era probable, que el reemplazado no volviera. Asi que fui preparando mi mini serrucho, pero ojo siempre dejando todo en las manos de Dios, que finalmente me sostiene, y espero que perdone todas las estupideces que he hecho.

Además debo agregar que en mis años estudiantiles, siempre quise trabajar ahi. Aunque fuera un tiempo, era como un sueño.
Llegó el día de la entrevista, para coordinar puntos como horarios y demases con mis nuevos y primeros empleadores.
Me atiende la secretaría, clásica de abogado, labios bien rojos, zapatos brillantes, y el collarcito ad hoc. Me pregunta quién soy, le doy mi nombre, y me hace pasar a la oficina de la Cruela de Vil.

He de confesar que me sorprendió el lugar, se notaba la mano de mujer, porque la decoración era de todo gusto. La Cruela de Vil en cuestión me trató de lo más amable, y resultó que ubicaba a mis papás, asi que siento que por eso siempre fue o trató de ser cordial conmigo.

Me mostró mi oficina, bastante dije, y un estante de libros, con todos los códigos, leyes y escritos varios a disposición.

Salí de ahí, y me sentí grande, me sentí bien, yo no había movido un dedo y ya me estaban cotizando.

Sin embargo, el trabajo en cuestión, resultó no ser tan enriquecedor como esperaba, y no me refiero a lo monetario.
Mi principal honorario era recibir la famosa experiencia que todos los novatos queremos. Pero más que eso, las hice de junior, con todo el respeto que me merecen, pero no aprendí mucho más.
Serví para cubrir las espaldas a Cruela, cuando se fue de viaje tres semanas a Europa, y atendí varios de sus clientes, pero el asunto no fue grato para nada.
Entre otras cosas, al mes de trabajar aún no estaba claro cuanto me pagarían, porque Cruela andaba por Europa, y ella era con quien debía entenderme directamente. Y para rematar el último cheque con el que me pagaron no tenía fondos, así que opté por depositarlo.

Al tercer día, me di cuenta de qué se trataba la pega realmente. Pero había asumido un compromiso, y debía cumplirlo por lo menos hasta que el supuesto aserruchado llegara.
Todo se volvió caótico cuando este reemplazado se demoró más de lo pronosticado, y yo empecé a atrasarme en mis quehaceres universitarios, por estar cumpliendo los encargos de la oficina.

No todo lo que brilla es oro. Más que de experiencia laboral, creo que me sirvió de experiencia para la vida. Conocí ese castillo por dentro. Tanto que quise estar ahí, pero no me gustó.

No me gustó la labor que yo realizaba, que no tenía casi nada que ver con lo que estudié.
Y todo se volvió un dilema cuando tenía que decidir si renunciar o quedarme.
El sujeto al que reemplace se iba a demorar por lo menos tres meses más de lo planeado. De los cuales sólo pude aguantar dos. Me podría haber quedado ahí esperando ese "contacto mágico" con algún otro abogado o empresa que me raptara a sus filas, o con la posibilidad que el reemplazado efectivamente no volviera.

Pero la Cruela de Vil, estaba cada día más loca, y el entorno en general no era bueno. Tenía que tomar una decisión. Y hoy, con el tiempo creo que fue lo mejor.

Decidí partir de aquello que parecia brillar pero no era oro. Me fue muy, muy difícil comunicar mi decisión, pero lo hice. También me preocupe de buscar otro reemplazante, para no dejar la oficina botada el tiempo que restaba para que llegara el oficial. Este nuevo reemplazante corroboró después conmigo lo que he transmitido en estas líneas.

Hasta ahora si bien he tenido trabajo, ya estoy en el momento de buscar algo más estable y rentable, y estoy viendo mis alternativas, entre ellas hay una que puede ser cambiarme a una ciudad lejos de aquí, pero similar a Santiago.

No lo sé en realidad, ahora lo que más me importa es sentirme cómoda con lo que haga. Y hacer lo posible por no idealizar castillos que no hay.
En fin, todo se decidirá en Marzo... supongo.

Etiquetas:

 
12 Opine no más:


At 6:43 p. m., Blogger Dying

Hola,
Qué bueno leerte otra vez y que hayas dejado atrás eso.
Si bien es cierto que como describes el lugar y la situación fue decepcionante, no es menos cierto que conociste el peldaño de un "junior" -sin desmerecer tampoco, pero quizá sería otro cuento si llegaras a una posición más acorde a aquello para lo que te formaron, quizas?
En todo caso si ya tienes alternativas es bueno, y estoy seguro que tomarás la decisión correcta porque las remuneraciones materiales se van, lo que queda es la experiencia.
A mí igual me pasa que durante el año me siento viejo y en mis dos meses de vacaciones rejuvenezco, me encuentro con mis ex compañeros de media y me doy cuenta que recién cumplí los 30 y me sigue gustando el rock y tocar la guitarra eléctrica. Ya llegará marzo y tendré que usar la corbata otra vez :S.
Un abrazo amiga,

 

At 8:27 a. m., Anonymous Anónimo

bien jovencita tú....
Experiencia de vidas que nos hace crecer y a la vez tomar decisiones importantes para nuestro futuro.
Lo redactado me asombró mucho, no sólo porque has hablado un poco más de ti, si no, porque muchas veces, nos creamos expectativas que a la larga, son solo eso.. expectativas. Y of course! no todo lo que brilla, por dentro es oro o calidez... si no... siempre o por lo general.. es muy "sospechoso" tanto brillo...

Un abrazo!

 

At 4:49 p. m., Blogger Priscila

Holiiiii.... tanto tiempo... me sentí muy identificada con tus líneas… hay tantas veces que me siento tan chica en un mundo de grandes… pero parece que yo soy la medio desubicada… a pesar que aún me falta un par de años para los 30… muchas veces me siento algo senil.. jaja

En fin… cuando puedo canto… canto y canto… eso me rejuvenece y me hace recordar mis tiempos de seudo pop star… jajaja

Un abrazo… y te imagino casi como la chica de legalmente rubia… con sus tacos… y pelo al viento…

bye

 

At 7:14 p. m., Blogger Alvaro y sus desvaríos

tanto tiempo ¡¡
creo que o importante es la experiencia que viviste, uno cuando empieza muchas veces hace cosas que ni si imaginó en la U y dice cosas como "yo no estudié para eso" pero al fina son cosas que uno tiene que hacer en la vida para luego tomar responsabilidades mayores

ah¡¡ y lo del calor es por los vientos catabáticos, son temperaturas normales en estas fechas

saludos ¡¡¡

 

At 3:01 p. m., Blogger Niña Incógnita

Dying, Ani, Priscila y Alvaro: He leído mi texto de nuevo, y me siento un poco soberbia, pero así es es, tenía un poco de expectativas que no quería. Y bueno experiencia, sirve.

Un abrazo a cada uno de ustedes.

 

At 3:59 p. m., Blogger EL escribidor

He leído tu experiencia y me ha recordado a una compatriota tuya que pasó becada un largo tiempo en este país, y que al terminar la beca y el tiempo lúdico del aprendizaje, se le planteó el dilema: seguir aquí o marchar allí. Decidió regresar y en muchas de las ocasiones en las que hablamos siempre me dice lo mismo ¿me equivocaría al regresar? Y siempre le digo, no. En los principios de la vida como estás tú, solo hay que caminar para adelante, sin mirar atrás. Disculpa la interjección pero ¡al carallo! las dudas, que sin la menor duda es el peor enemigo del ser humano.
Un saludo

 

At 8:27 a. m., Blogger Anónimo Aún

Niña Incógnita varios puntos interesantes tocas en tu post. Primero, no olvides que eres joven y dura poco. No es broma: juégatela ahora que "no tienes compromisos" ya que equivocarse es "barato". ¿Jugársela en qué? En lo que tu conciencia te diga: trabajo, cambio de ciudad, viajar por placer, pero siempre pensando en las oportunidades que se te abren o cierran con tus decisiones. De alguna manera, los caminos laborales (y varios aspectos personales) dependen de las decisiones que hicimos cuando jóvenes. Por ejemplo: ¿en qué área te especializarás? Depende de los cargos que ejerzas ya que van definiendo tu carrera (tipo de estudio jurídico, tipo de casos que manejas en él, quien ha sido tu jefe directo).

Respecto de lugares de trabajo, te digo que hay unos muy bonitos (buen edificio corporativo, decorado por especialistas, buena remuneración, etc.) y que son un verdadero infierno (mal ambiente de trabajo, stress innecesario, úlcera) que terminan por minarte la vida fuera de la oficina. Los hay algunos con poco glamour y oficinas poco arregladas, pero se vive mejor.

Al final, eso es lo importante: vivir. Porque el trabajo es una ayuda para vivir. Hay otros que prefieren aparentar y se quedan en el infierno porque esa empresa da status.

En todo caso, buena tu experiencia de procurador-junior, ya que te permitió abrir los ojos tempranamente y aprenderás que al "buscar pega" también hay que preguntar a tus conocidos acerca del ambiente que hay en el estudio al cual postulas.

En cuanto a Cruela, me suena a la típica persona que sonrie y es amable mientras está "cazando" su presa y obviamente nunca pensó en ser sincera contigo ...

Anónimo Aún
PD: Y no te olvides de viajar todo lo que puedas :-)

 

At 3:54 p. m., Blogger kityta

yo juraba ke tu aun eras estudiante..

y vives en temuco city??

esta semana yo estuve hacienmdo un reemplazo en una clinica de mi ciudad...onda como pa irme familiarizando con lo q sera mi vida en un futuro... y realmente entrar al mundo laboral es too un tema..


tiempo sin actualizar ni visitarte... jeje!!
saludos!

 

At 10:30 p. m., Blogger Niña Incógnita

Escribidor: Gracias por tus palabras, las tendré en cuenta.

A.A.: Gracias, de verdad gracias. Veo la sinceridad y el interés en escribir. Con lo que dices veo eso que en la juventud existen muchas "posibilidades", y luego en la adultez ya se tienen "realidades". Todos pasan por lo mismo, y bueno tratare de hacer lo mejor posible. Esa peguita me sirvió para darme cuenta, que la linda oficina a veces es inútil. Un abrazo.

Kityta: Es que soy una niña!! jejeje. Ya no voy a la U, estoy dando el next paso.
ánimo con lo tuyo. Saludos y tratemos de no perdernos.
( Se me olvidaba... en cuanto a Temuco, nones, no vivo ahí)

 

At 5:00 a. m., Blogger Dying

Querida Niña i.
He sido invitado al popular juego interblog "meme", y ahora te he invitado a ti así que por favor anda a mi blog para enterarte de la nominacion y bueno, un abrazo.

 

At 11:39 a. m., Blogger kuki

Uy..el mundo laboral! a veces quisiera que en la uni alguien me hubiese agarrado de una oreja y me hubiera hablado del mundo laboral sin pelos en la lengua. Porque en mis años universitarios, los que prolongue lo más posible, para luego retomar dos años después egresada, esta vez en el extranjero, estaba tan encantada en el mundo de los libros, que jamás me preocupé de pensar qué sería de mí cuando lograra el dichoso cartón. Y el aterrizaje fue forzoso: Cruelas De Vil, Brujas de Blanca Nieves y energúmenos varios. No sólo de jefes, sino de compañeros de trabajo. Lo peor fue una mina cuarentona, amargada, histérica y envidiosa, que yo a la tercera semana opté por ignorar.
Saludos!

 

At 10:46 p. m., Blogger Niña Incógnita

Dying: Antes de leer aquí tu comentario, había visto la invitación en tu blog. Invitación que acepte por supuesto.

Kuki: Que rico leerte de nuevo. Esa que dices es una buena alternativa, cuando no se puede hacer otra cosa. Ignorar. Saludos