lunes, mayo 29, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 10:32 p. m.



Otra vez se hizo de noche, ¿por qué el día se acaba tan rápido? y no alcanzo a terminar todo lo que tengo que hacer. Esto de querer hacer tooodo, y toodo bien. No me queda tiempo para nadaa!!!, o seré yo la que no se da el tiempo??.

Este proyecto que tengo que terminar, y está en mi mente las 24 horas del día... y me pongo nerviosa, y me calmo luego, y luego, de nuevo, pierdo la mirada y pienso si voy bien... o si voy mal, si me falta algo, o si agregué algo más, y si alcanzaré o no... etc.
Y dejo todo todo todo de lado... y esta mi meta ahí.... pero nuevamente pienso que los proyectos de este tipo, sólo deben ocupar el espacio que les corresponde, siempre hay otros pilares que son más importantes.

Y si el resultado es un éxito o un fracaso, ninguno de ellos me puede cegar... estoy enloqueciendo?

Y ahora, al acabar el día vengo aquí a escribir algunas ideas.. y a entender cómo funciona, este asunto del blog.. jajajaj por un minuto mi "proyecto" queda latente y no tan presente en mi mente... y trato de entender esos jeroglíficos en chino mandarín de la plantilla, y no voy tan mal eh?, ya aprendí a cambiar el color las letritas, saqué la barra de arriba, instalé una mascota, un reloj, cambié el "about me", "comments" y demases... en fin, pero siento que debería seguir en mi proyecto, y que estoy perdiendo el tiempo... pero no, debo dormir, porque mañana... mañana tengo que volver a empezar....
 
viernes, mayo 26, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 10:19 p. m.



Una de mis amigas más cercanas... que para los efectos de este blog llamaré Susana, había tenido una relación de "noviazgo", (con anillo de compromiso incluido) de 8 años, ella estuvo muy enamorada de Martín, su ex pololo. Ocurrió que en el primer año de pololeo todo iba muy bien... pero después todo el amor se convirtió en una relación tormentosa... mi amiga Susana sufría por la paulatina y progresiva indiferencia de Martín... tenía que suplicar por un beso, por una caricia, por una mirada, por un abrazo, por una llamada... y Martín totalmente extraño.
Varias veces compartió estas penas conmigo, me contaba de todo lo que sufría, y yo.. suavemente le decía que tenía que tomar distancia de esto, nadie puede tener una relación así, tan fría, todos necesitamos amor, alguien que nos regalonee, que nos escuche, que nos entienda, y Martín estaba muy lejos de eso.

Hasta que Susana tomó la decisión de terminar, me contaba que había llorado tanto tanto por esto, que tenía miedo de quedarse sola, de empezar de nuevo... en fin....
Susana llama un día de Enero a Martín a su celular, la idea era hablar personalmente, pero no pudo, necesitaba llamarlo ese día...en ese minuto... le dice.... "Martín, yo no puedo seguir así, quiero que terminemos, esto llega hasta acá"... él le contesta... "estoy en un supermercado, no puedo hablar bien, te llamo más tarde".

Y eso... esa frase fue lo último que supo de Martín.. jamás le devolvió la llamada...

Finalmente terminaron así... y en realidad parece tan extraño... con el tiempo surgen tantas preguntas... por qué Martín no terminó antes?... por qué espero?.. por qué hizo sufrir tanto a otra persona?... cómo es posible estar con alguien que no amas?... que no quieres... que no te importa.... él sabía del sufrimiento de Susana, para ella era una tortura.. noches de desvelo... horas de angustia...
Creo que es bastante difícil describir la tristeza de Susana... y como a ella, suele pasar a tantas personas... personas nobles, que se enamoran de seres que no las merecen...



 
miércoles, mayo 24, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 10:20 a. m.

Pleno invierno, llovía demasiado, yo manejaba desde la Universidad, había salido de clases a las 20,30 hrs, aunque en realidad debe haber sido un poco más tarde porque es costumbre de los profesores tomarse unos minutos extras para "terminar la idea".

Como ese día estaba muy nublado y amenazante de lluvia, mis padres se apiadaron de mí y me prestaron el auto. Yo feliz, bien sentada, cómodamente, llevando todos los libros que necesitaba, y con mi compilado de éxitos en mis cd's partí a clases.

En la tarde, se puso muy frío, cuando llegué a la U, milagrosamente encontré un buen estacionamiento.

Al salir de clases, oscurísimo, llovía fuerte, muy fuerte.

El auto estaba cerca, llegué lueguito a él, me subí para que la lluvia no me mojara.

Me asusté un poco por la lluvia, y manejé entre las calles, feliz de estar en el auto y no en un bus, iba llegar pronto a mi casa, a comer algo rico, y podría abrigarme.

Cuando salí del taco, y de la ciudad, sentí que había pasado lo peor, ya comenzaba a relajarme, escuchando música, tarareando las canciones.

En eso, siento un ruido fuerte, un ruido extraño, venía del auto, pero no podría distinguir qué era.

Miré el tablero, ninguna luz extraña encendida. Por supuesto apagué la radio, nada de música. El ruido se hacía más fuerte, y disminuí la velocidad.

Era un ruido preocupante, ya estaba en la carretera, pero tenía que detenerme y revisar el auto.

Me bajé, la lluvia estaba como temporal, llovía como nunca, me mojé entera, revisé el auto por todos lados, me fijé en cada una de las ruedas, pero el agua era tanta tanta, que hasta eso era difícil.

Me subí de nuevo, ya mojada y con mucho frío, busqué en mi bolso, el celular por todos lados, desesperadamente. LLamé a mi papá, le expliqué... me dijo, que revisara el tablero, que mirara aquí... allá, pero nada, me dijo trata de avanzar un poco más y ve que pasa.

Partí de nuevo, pero el ruido ya era horrible... avanzaba como a 20 km/hrs, apurar más el auto sería peor, porque el ruido me impedía manejar tranquila...

Llamé de nuevo, le dije a mi papá que el ruido era aún más fuerte. Me dijo que iba a buscarme.. que tratara de avanzar hasta un servicentro.

Asustada por ese ruido que nunca había escuchado, seguí manejando, en la carretera... o sea, en el medio de la nada, ni casas, menos teléfonos, nada, sólo el campo, esos cerros, ese camino por el que he pasado tantas veces, pero ahora parecía más solitario, cero vida humana.

Esa semana habían pasado tantas cosas.... problemas reales, y que me pasara algo a mí con el auto.. sería la guinda de la torta.

Avancé un poco más, y ya decido parar porque, ese ruido no era normal, comienzo a acercarme a un costado del camino.... y sucede... explota el neumático, de la rueda delantera del copiloto, quedé ahí... sin neumático... en la orilla del camino... el neumático saltó en varias partes al centro de la calzada.

Pasaban los camiones a 120 km/hr... y atropellaban una y mil veces, los trozos de neumáticos, que saltaban disparados, pasando muy cerca de mi auto.Ya veía que me llegaba a mi algo, pero me quise bajar y ver como había quedado la rueda... por supuesto lo que quedaba estaba en medio de una cuasilaguna, formada por la lluvia, por lo tanto, era necesario, mover unos centímetros el auto, y así lo hice.

Llamé a mi papá, que ya venía en camino, le dije en qué lugar estaba.. me dijo que me quedara tranquila y que me preocupara de encender todas las luces, las intermitentes, de estacionamiento, todo.. corté el telefóno, y me quedé ahí en el silencio mismo, sólo escuchando la lluvia fuerte, sintiendo que el techo del auto se venía abajo.

Suena el teléfono, mi papá de nuevo... había llamado a un señor que trabaja con él, que estaba cerca del lugar en que yo me encontraba y le pidió que pasara a ayudarme..

Qué vergüenza...!! clásico de las mujeres que algo nos pasa con los autos... y por qué a mí?, que, según yo, tengo tanto cuidado.. por qué tenía que haber pinchado un neumático y generar todo ese show, que tendría que venir mi papá, y este otro señor, molestarlos, para que ayudarán a la niña... pensaba en todas las otras cosas que habían pasado en este tiempo... miraba al cielo.. y esto ya me parecía insólito.. a punto de esbozar una sonrisa... le decía a Dios que lo que había pasado en mi vida ya era bastante difícil, para que además pasara esto, aunque en el fondo, lo del auto no era una tragedia... pero igual, una incomodidad...


En eso veo unas luces que se acercan a mi auto... era este señor que trabajaba con mi papá que venía a socorrerme, ve el auto y me dice... "señorita!! pudo haber tenido un accidente grave"... comenzó a revisar la rueda... y yo totalmente inútil, trataba de ayudarlo, pero después opté por tomar el paraguas y evitar que este pobre señor se mojará más.

Conversamos un rato, me contaba del Sr no sé cuanto, se había dado vuelta en su auto cuando pinchó un neumático, porque con la velocidad no pudo controlar el vehículo..

Menos mal que yo había escuchado ese ruido, y que ni me buena música me impidió ponerle atención.

Al rato llega mi papá.. me dice que saque mis cosas del auto y que me vaya a subir al auto en que venía él... pero yo quería ayudar... más inútil me sentía... pero en qué podría ayudar?.. le hice caso.. ahí me quedé esperando, hasta que solucionaron el "problemita".


En el camino de regreso, por fin, a mi casa, mi papá me decía que estas cosas pasan.... que es una experiencia... que me servirá... que no tengo que dejar de manejar por estos sucesos... etcétera... etcétera... pero yo aún me preguntaba el por qué... y por qué a mi papá que lleva años manejando.. nunca le ha pasado algo similar... no lo sé.. me preguntaba cómo no me di cuenta que el neumático estaba pinchado... pero si yo me había bajado en medio de la lluvia!, lo había revisado...!y si no hubiese tenido un celular? y si no hubiese tenido minutos, ni batería?, y si mi papá no hubiese podido ir? tendría que haber dejado el auto ahí hasta que encontrara algún ser humano? o tendría que haber detenido algún vehículo para que me ayudaran?... esas últimas alternativas me parecen bastante peligrosas, pero qué más da... ya había pasado... y ya han pasado casi dos años... y me he dado cuenta que he sido muy afortunada...
 
lunes, mayo 22, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 10:45 a. m.

El otro día me acordé de alguien que no tiene ni tendrá existencia física... Marcelo... mi amigo imaginario... jajajaj... sii... esto es una locura, pero mis papás me recordaban, que a eso de los 5 años me gustaba jugar, y no se me ocurría nada mejor que invitar a un amigo invisible, ese era Marcelo. Yo la verdad me acuerdo pocazo, sólo recuerdo su nombre, mis papás dicen que me enfurecía si alguien osaba sentarse en el sillón, porque podían aplastar al pobre Marcelo.

Puedo pensar que estaba un poco loca.. si yo tuviera una hija y me sale con semejante locura... tal vez me preocuparía, el caso de mis padres fue distinto, solamente se reían y hoy también, al parecer, no fue mi amistad con Marcelo tan permanente.

En las personas, con la edad y las responsabilidades de estudio y posterior trabajo, los minutos de imaginación se van disminuyendo, y creo que prácticamente desaparecen. Es claro que de imaginación no se puede vivir, lo cierto es esto, lo que tenemos hoy, lo que debemos hacer, y que no se puede eludir.

Me parece que imaginación, hay que tener para ser creativos, para no olvidar que lo que hacemos tiene alguna trascendencia, que podemos hacer un mínimo aporte a otro... en el estudio... buscando nuevas técnicas de aprendizaje, en el trabajo elaborando pautas más eficaces, con los amores y las amistades creando lazos fuertes, haciendo de esta manera, este hoy, este presente, más llevadero y más fructífero... definitivamente hay que tener un segundo de imaginación o al menos intentarlo.
 
sábado, mayo 20, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 11:13 p. m.

Hoy miro por la ventana, me detengo un segundo, y me pregunto mil cosas... tengo tantas preguntas, tengo tantas cosas que hacer aún, y espero que la vida me alcance para todo... me pregunto si mis proyectos son viables... los de largo plazo.. y los inmediatos.. los urgentes y los importantes...
Las hojas caen de los árboles... el tiempo transcurre, mientras estoy aquí tranquila, preguntandome si mis bases son sólidas o no..
Luego el frío me despierta... y me lleva a lo cotidiano again...
 
jueves, mayo 18, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 9:03 a. m.


Inicio este blog... depués de algunos intentos fallidos... y es un blog con mucho aire puro!!!!!!!!!!!!!!!!!!!.....con muchisima libertad!!!!!!!!! espero que sea una ventana de respiro, donde se admiten diversas opiniones, pero la única anónima soy yo... jeje
Esto de la privacidad, me encanta... creo que la privacidad nos hace libres... ya no somos prisioneros de la lengua... no hay nada que aparentar.
Y creo que la privacidad, en este sentido, no implica ocultar nada, es tener un tesoro propio, significa no estar sujetos a lo que los otros opinen, permite ser como uno es.
Qué mejor que caminar por las calles libremente, sin que la gente esté pendiente de ti, de lo que hiciste o no hiciste, de lo que dijiste o no... y qué mejor de decir lo que uno quiere
¡Me encanta el anonimato!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
 
miércoles, mayo 17, 2006
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 8:24 p. m.

Uff!!! me ha costado tanto!! pero al fin esta listo..... empiezo a ser una más de este mundo... he creado varios blogs anteriores, pero este será el definitivo!!!