domingo, abril 29, 2007
Lo ha dicho: Niña Incógnita, a las 10:24 p. m.

Era mi principe. Era una reunión de cuentos de hadas en un niño. En un niño de ojos inocentes y felices, como los míos. Tardes eternas como años, jugamos tanto. Fui una muñequita enamoradiza. Y era él mi principe, un "primer amor" de la infancia. El primer "niño que me gustó", y que yo escribí su nombre en mis cuadernos. Fui alegre, muy alegre. Era un juego, yo jugaba y olvidaba. Tiempo después, antes de mis 8 años, me fui de esa ciudad, y deje a mi amigo, a mi "principe" ahí. Cerré ese cuento. Los años pasaron y no lo vi nunca más.
Creí que mi infancia era un recuerdo difuso. Pero hoy me trajo una sonrisa a mi rostro.

Ahora vestida de adulta, ejerciendo mi profesión, supe que este principe también creció, y que escribe... algo así como un blog. Me encontré con alguien que de sonrisa amable, me recordó esa historia, y me contó que fue de él.
En un momento de curiosidad ingresé a esa página, y volví a ver el rostro de aquel niño, hoy de adulto. Ya no veo en él, la imagen del principe de antes. Veo simplemente a un joven como yo, lleno de esperanzas, y de vidas tan distintas. La imagen de este niño principe tan nítida a ratos, vuelve a ser difusa. Cierro esa página, con una sonrisa, y sabiendo que ya no soy su princesa.

Etiquetas: , ,

 
9 Opine no más:


At 1:04 a. m., Blogger Águila libre

Hola: que increíble que después de tantos años, primero lo recuerdes, y después lo encuentres navegando en internet.

Sorpresas nos da la vida, genial me parece, aunque ya no sea tu principe.

Muchos cariños,

María Paz

 

At 3:35 p. m., Anonymous Anónimo

Qué tierna la infancia...

Todos tenemos algún príncipe de cuando éramos niñas, que será del mío de cuando yo tenía 8? mmmm..

Pero... no te niego que me dio curiosidad tu príncipe infantil, más ahora que ya es un adulto y quizás tiene blog...
Sí, soy curiosa...

Saludos!

 

At 9:38 p. m., Blogger Princessa

Una de esas historias increibles… que solo pasan en los cuentos de hadas.
Salu2

 

At 8:19 p. m., Blogger kityta

ke ternura... yo creo q mi principe (si se puede llamar asi..) fue un niño q me gusto desde 7mo a 2do medio... y ke jamás nos juntamos pk el destino simplemente no lo kiso.. sabiendo que alguna vez el tb me miró con esos ojitos dulces con los ke lo miré yo...

lo he visto un par de veces en la u.. y me recuerda una parte muy especial de mi adolescencia.. claro q ahora.. tampoko es mi principe.. pk tngo mi principito propio =P

 

At 2:34 p. m., Blogger kuki

Que linda historia y me recuerda a una parecida que vivi.Claro q yo lo conocí a los 7, nos vimos hasta los 10 y luego a los 16 hubo un reencuentro, q culminó en una desilusión amorosa. Y la otra vez lei algo q escribio en un blog y no me gustó nada en lo q se convirtió. Fue lo contrario: él sigue creyendose un principe, pero yo hace mucho que me dí cuenta de que no era su princesa.

 

At 4:35 p. m., Blogger Priscila

k romantico.... es rico reencontrarse con personas que fueron importantes para uno...

Me parece una historia genial!!!!
k bueno k haya sido un agradable ciber-reencuentro

Un abrazo

 

At 11:20 p. m., Blogger Sólo Adán

Son como esas vueltas de la vida que uno menos sabe donde va ir a dar. Traté de recordar a alguna princesa de la infancia, pero resultó en que ya está casada, con dos niños y un marido que le da mala vida. Bueno eso supe :S
Pero bueno, así no mas es la cosa.

Saludos!

 

At 8:59 p. m., Blogger Leonardo

yo el otro dia en un lapsus retrogrado de memoria me puse a "googlear" a viejos conocidos de la infancia, y par ami sorpresa encontre a varios... pero con ninguno una historia tan romantica... a pesar de que ya no sea tu principe.

Aunque la vida da demasiadas vueltas como para decir de buenas a primeras que ya no eres su princesa...como sabes? a mi ya me ha sorprendido.

Bueno, de todas maneras venia pasando a dejar un saludo

SAludos! (ja!)

 

At 12:06 p. m., Blogger La Marsupial

Que tú ya no eres su princesa... Pero lo más importante sería carrar esa página sabiendo que HOY él ya no es tu principe..
En todo caso, linda historia.. Es hermosa la magia del no-adulto.